martes, 15 de julio de 2014

Conversaciones contigo II

No sabes lo que me pasó el otro día. Escucha. Fui al cine, había mucha cola. No sé por qué pero todo el mundo quería ir al cine justo aquel día, para una vez que voy. No me acuerdo de la película, pero de lo que me acuerdo es de una chica altísima que estaba detrás de mí. Recuerdo que sólo me quería girar para mirarla. Me da miedo, me preocupa más bien, que él encuentre alguien que le llame la atención. Que le intrigue más que yo. No como la chica esa, pero parecido. No creo que pase. ¿Tienes fuego? Yo últimamente sólo fumo tabaco. Sí, porque era a él a quien le gustaba la hierba. Le gusta. Le sigue gustando. Le gustan muchas cosas, la verdad. Como a todos. No, como a todos. Él es diferente. Tengo algo suyo ¿sabes? Sí, mira. Ahí, encima de la mesa. Es suya. A mí es que los Ramones no me vuelven loca, pero como me la dio él... Creo que tampoco son su grupo favorito. Dice que son mucho de barcos y putas y alcohol. ¿Has visto? Barcos, putas y alcohol. Lo del alcohol no iba ahí, pero tú me entiendes. Porque me entiendes ¿verdad? A él le gustan más cosas. Hay otros grupos que no hablan sólo de eso. Creo que por eso le gustan. A lo mejor no le conozco tanto. Pero bueno. Qué ganas de conocerle más, entonces. Igual me vuelvo loca, porque ya pienso en él. Pienso mucho. Pienso todo el rato. De hecho, no pienso en otra cosa. Todo me recuerda a él. Todo. Qué sueño de repente. ¿Me cantas hasta que me duerma? Anda, cántame. Cántame. Tú cantas muy bien. Y cuando acabes, ¿me arropas? ¿y me das un beso en la frente? Si tienes las manos frías, me puedes acariciar. Si no, también. Cántame, cántame.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

la gente está buscando en internet tu opinión de mierda (es broma, es de una canción de Astrud muy buena) comenta, eres bien recibida.